19 ene. 2012

El FBI cierra Megaupload.

http://www.muyinternet.com/wp-content/uploads/2011/01/megaupload.png

Megaupload. El paraíso para los internautas que se descargaban archivos de la red. La herramienta que les permitía compartir de forma gratuita vídeos, canciones, fotografías, documentos y cualquier otro archivo susceptible de ser subido a un servidor. Era, también, el ogro para la industria del entretenimiento, ya que en sus ordenadores se almacenaban cientos de películas, discos y libros sujetos a derechos de autor.

Hoy, el servicio de descarga directa Megaupload ha sido cerrado en una operación mundial coordinada, llevada a cabo por el FBI. El cierre también afecta a Megavideo, que permitía, por ejemplo, reproducir películas en streaming, y Megaporn, la web de descarga directa de pornografía. En la operación han sido detenidos al menos siete responsables de la compañía, según informa el Departamento de Justicia de EEUU en un comunicado.
La operación se produce sólo un día después de que más de 60.000 páginas web se apagaran en protesta por la posible aprobación de una nueva ley antipiratería en EEUU. Sin embargo, según reportan diferentes medios en EEUU las autoridades aseguran que esta operación no está vinculada con las protestas de ayer. Tras dos años de investigación, agentes del FBI han detenido a siete personas acusadas de delitos de piratería en Internet, señalando que sus actividades han producido unas pérdidas de más de 500 millones de dólares a los propietarios de derechos de autor. Los cargos incluyen conspiración para cometer delitos y violación de derechos de autor.

 

Operación mundial

La operación iniciada por el FBI implica registros dentro de EEUU y hasta en otros ocho países, en los que las autoridades han incautado servidores que afectan al cierre de una veintena de dominios. El principal servicio, Megaupload, era visitado por más de mil millones de usarios al mes, 50 millones al día y representa el 4% del tráfico en Internet, siendo la 13ª página web más visitada.

Cuatro de los detenidos han sido arrestados en Nueva Zelanda, mientras los agentes federales registran las oficinas de la compañía en busca de documentos bancarios y granjas de servidores en diferentes lugares del mundo, han apuntado las autoridades estadounidenses. Los siete detenidos y las dos compañías bajo la que operaba Megaupload —Megaupload Limited y Vestor Limited— fueron acusados formalmente por un gran jurado del distrito este de Virginia el pasado 5 de enero de conspiración criminal, violación de derechos de autor y blanqueo de dinero, entre otros cargos.

Los detenidos son el jefe de Marketing, Finn Batato, alemán de 38 años, el diseñador Julius Bencko, eslovaco de 35 años, el jefe de desarrollo de negocio, Sven Echternach, alemán de 39 años, el cofundador y director, Mathias Ortmann, alemán de 40 años, el jefe de la división de software, Andrus Nomm, estonio de 32 y el supervisor de programación, Bram van der Kolk, holandés de 29 años.  Se exponen a una pena máxima de 20 años en prisión por el delito de conspiración, cinco años por conspiración para cometer infracción de copyright, 20 años por conspiración para cometer blanqueo de dinero, y otros cinco años por cada cargo presentado por infracción criminal de copyright.

Megaupload.com ya está involucrada en una disputa legal con Universal Music Group. El pasado diciembre, lanzó un vídeo en la red en el que grandes estrellas de la música, que trabajan con las mayores discográficas del mundo, mostraban su apoyo al servicio. Entre otros de los artistas que hablan de las ventajas de Megaupload estaban P Diddy, Will.i.am, Alicia Keys, Snoop Dogg, Kanye West o Lil John.

Más que una web, un servicio en Internet

Ya consolidados los servicios de vídeo y descarga de archivos, Megaupload anunció un nuevo paso el mes pasado para desarrollar un amplio proyecto de servicios basado en el almacenamiento en la nube. Megaworld se pensó como un portal con diferentes categorías, con streaming emisión de vídeos en directo , tanto en calidad de receptor como de emisor de tus propias creaciones, lo que abría un gran abanido de posibilidades (transmitir una clase, una conferencia, etc.). Otros de los servicios que se pretendían incluir en el nuevo portal son, por ejemplo, el de subir a la nube canciones para poder escucharlas en cualquier parte que incluía servicios de compra online en Amazon y 7signals—, así como el de compartir, almacenar fotografías y ponerlas en venta.